Ama–Zonia 3.0 - Realidad Real


Esta antología es una muestra de lo realizado en el taller de poesía Pájaros Locos coordinado por Romina Freschi durante el año 2008.

Un taller implica una práctica constante, de escritura, de lectura y de discusión sobre la poesía y más que nada sobre nuestras vidas y aquello que, con la poesía, logramos llevar a la realidad para transformarla. En un mundo donde el intercambio redunda de virtualidad y ésta se nos impone como modo de relación, en el taller tratamos de trascender esas mediaciones y llegar, con la práctica, a una construcción original, propia, real. En el año 2008, la antología se presentó en la Gráfica Patricios, es decir, el taller se mudó a la fábrica y por unas horas nos propusimos encontrarnos con otros para mostrar nuestro trabajo y trabajar en conjunto.
Agradezco a todos y cada uno de los pájaros locos por su amor a la poesía, al programa Todos Al Amazonas y en especial a María Gutiérrez, la Gráfica Patricios, Mirella Musri (logo ilustrado), Juan Bracco, todos los participantes del festival, mi familia y claro, mi hija Luisa, la más real de mis inspiraciones en este momento.

Romina Freschi
mosquitodragon@tutopia.com
http://www.freschi.blogspot.com/

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Agostina López

*
¿Es una bestia el hombre que me mira desde el balcón opuesto a mí? Tiene a sus hijos en la falda y me mira como teniendo un plan de mi personalidad. Me seduce con sus codos porque nunca los mueve. Mientras él me mira yo me mojo con una manguera y cierro los ojos la cantidad de tiempo necesaria para imaginarme lo que quiero.

*
Observo mi vida como si fuera una nena que la atropelló un auto. Siempre encuentro la verdad a punto de bailar con alguien, pero como no puedo afrontarlo, lloro. Entre medio de las lágrimas deseo que alguien me las chupe y haga de ellas combustible.

*
En algún suburbio. Con el labial demasiado corrido, demasiado ido hacia mis otras partes de la cara. Con un impermeable. Como un disfraz de conejo. Corro y cruzo la calle. Allí espera el hombre que conocí ayer debajo de una torre. Me regala chocolates pero los come él. Me hace un lunar con el chocolate que quedo en sus dedos. Como siempre, despierto y vomito.

*
Me enamoro de una chica ana que murió ayer. Ya me había pasada en la infancia, me enamoraba de la gente muerta de los atentados y las guerras mundiales. Ya mismo pienso en mi abuela muerta con una suerte de enamoramiento. Son todos como bestias que entran en mi alma sin filtro, sin el filtro del miedo. Soy joven y quiero hacer todo más fácil con solo pensarlo, o soñarlo.

*
La bestia se peina en mi auto azul y me mira por el retrovisor. Yo lo seduzco hasta ser como una montaña. Ahí aparecen esas chicas que revientan en bikinis. Beben el agua de la pileta como queriendo vaciarla para verse. La que viste malla de terciopelo deja derretir su helado. y solo queda una mancha, como un agujero que te lleva al fin del mundo, de gusto a frutilla.

*
Como ser parte de un tornado, el hombre se para cuando empieza el asfalto y deja todo atrás. Yo estoy ahí al lado de un cartel que dice "faltan 10 kilómetros" y siempre parece que está a punto de verme como si amarme solo fuera cuestión de que se peine mirando para otro lado.

*
Somos hermanas en un plato hondo, llenas de moscas de verano, bailamos canciones con vestidos rojos, nos drogamos con los medicamentos que toman nuestros padres para dormir, fantaseamos con la libertad y nos amamos profundamente. A veces me da miedo la cara que pone mi hermana cuando dice te quiero.


*
Mi amigo prende fuegos artificiales debajo de mi casa como si estuviera actuando en una película de suspenso. Como un terciopelo azul, me siento a escucharlos y me tiembla la boca pero no lo estoy besando.


*
Como un pastel de frutillas en frente de mi iglesia favorita. Después corro y llego a Hong Kong. ¿soy la china de los sueños que me contó mi amigo? No sé cantar canciones para él en los sueños, no sé vestirme para ser su chica, no sé como planear frases lindas y hechas para que guarde en su almohada. Cuando llega el atardecer, me dice no como exclamando un huracán.


*
Era la nena del videoclip de thriller. Michael Jackson me perseguía con fósforos prendidos en la cabeza. Yo corría y mi cerebro era como unas incrustaciones de mujeres alemanas, altas y flacas con ganas de abrir los ojos.


*
Mi mamá tiene novia y confiesa ante mí “cuando la beso, me queda la boca seca”. Esa frase es la única vertiente que forma al mundo y yo no puedo volver a tener otro pensamiento.


*
¿Cómo voy a hacer para amar salvajemente? Bailar en la oscuridad moviendo mis manos hacia los truenos, esperar en las paradas de trenes a las nenas con mochilas de rueditas para mostrarles mi peinado, agarrar con manos flechas y hacerlas hombres, volver a ser una nena y romperme los brazos para dárselos a mi papá.


*
Mi hermana es como todos los hombres que conocí. Seria excitante eterna. Abre cajones y hace aparecer el big bang. El mundo vuelve a aparecer como una pista de esquí. Yo me subo a la aerosilla sola o caigo y mi cabeza ya reventó en muchos pedazos.


*
Voy a reencarnar en mi papá. Voy a morirme para poder vivir dentro de él y conocer sus miedos. ¿Porque le cuesta mirarme a los ojos y cantarme una canción? es como un animal que se pone arena en los ojos para poder dormir.


*
El hombre me mira. Está arriba de un avión. Yo estoy tirada en el pasto y miro como el calor se adhiere a los vestidos de las mujeres. El hombre no es físico. El hombre es bestial.


*
Estoy en la calle con vos y sé que soy un travesti. Soy una mujer por mis puños, mi boca y mi pelo pero en el fondo sé que adentro mío vive un hombre y no puedo sino sufrir y escupir saliva. Los animales son como nosotros pero vistos desde un aeroplano.


*
Estoy con mi papá adentro de parís. Pero parís se revolea como un perro. Los carteles de la autopista son salvajes y nos prometen que vamos a tener pensamientos abrumadores hasta que vuelva a salir el sol. Mi papá y yo nos miramos como si fuéramos a quemarnos con el cigarrillo que él fuma.


*
Me despierto pensando lo mismo que ayer cuando me fui a dormir. ¿cómo encontrar mi alma en los estacionamientos de autos?


*
En mis sueños aparece siempre mi amiga pero con mis ojos y llena de aceite en las pupilas. Se cambia la ropa sin parar y se disfraza de mi papá mi mamá, la bestia, los accidentes, el semáforo, los fuegos artificiales. A lo último es una pastilla negra que tiene un caballo en el medio y que yo tengo que tragar.


*
Mi boca quedó colgada del tórax de mi papá. Su cuerpo es una masa de metafísica que se sabotea contra mí. Él me dice “despertate, ya naciste” y yo que todavía quiero ser una nínfula veo a unas negras bailando hip hop. Lo único que quiero es ser el borde de sus cuerpos.


*
En la montaña veo muchas chicas parecidas a mí y a mi mamá. Bailan coreografías de aves. Yo estoy en el auto azul, mi papá se sube y me canta una canción. Reacciono como si fuera mi mamá y lo beso lentamente hasta que me entienda.

*
En la estación de servicio los autos no pueden seguir. Alguien bebió toda la nafta. Yo estoy impregnada por ese olor juvenil. De los autos salen personas con claraboyas y tienen sexo. El sexo es estelar, se reduce a la concentración del asfalto. Alguien desde lejos tiene una cámara fotográfica. La foto que saca es abstracta como romper un vidrio.

*
Mi mamá tiene asma, mi papá también. Mi hermana no puede respirar, el corazón es un cactus. Yo tengo pedazos de carne entre los dientes y me molesta. Yo tengo una mirada, tengo una forma de hablar pero no tengo asma. Quiero hacer del asma mi nueva forma de entender el mundo. Asmática es mi nueva ambición.


Más para leer en pájaros locos.

Agostina López (1987)
Edité el librito “A punto de llorar” el año pasado y leí poemas en diferentes ciclos de poesía.
www.agostinaluz.blogspot.com

No hay comentarios: