Ama–Zonia 3.0 - Realidad Real


Esta antología es una muestra de lo realizado en el taller de poesía Pájaros Locos coordinado por Romina Freschi durante el año 2008.

Un taller implica una práctica constante, de escritura, de lectura y de discusión sobre la poesía y más que nada sobre nuestras vidas y aquello que, con la poesía, logramos llevar a la realidad para transformarla. En un mundo donde el intercambio redunda de virtualidad y ésta se nos impone como modo de relación, en el taller tratamos de trascender esas mediaciones y llegar, con la práctica, a una construcción original, propia, real. En el año 2008, la antología se presentó en la Gráfica Patricios, es decir, el taller se mudó a la fábrica y por unas horas nos propusimos encontrarnos con otros para mostrar nuestro trabajo y trabajar en conjunto.
Agradezco a todos y cada uno de los pájaros locos por su amor a la poesía, al programa Todos Al Amazonas y en especial a María Gutiérrez, la Gráfica Patricios, Mirella Musri (logo ilustrado), Juan Bracco, todos los participantes del festival, mi familia y claro, mi hija Luisa, la más real de mis inspiraciones en este momento.

Romina Freschi
mosquitodragon@tutopia.com
http://www.freschi.blogspot.com/

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Marimé Arancet Ruda

Queja ante la defensoría del pueblo
son a tina escuchó
un son de niño
en la tina
blanca enlozada
cuando un rayo la partió
dio por el medio
y entonces
los ojos drenaron
drenan
drenan muy lentas
palabras
aglomerado de tules
mariposas y florcitas
que se va desintegrando
al llegar el mes de abril

esta música inclemente
tapona todo desagüe
así no
no encontraremos
jamás
fontanero competente
ni casa que bien soporte
tanta ingente inundación

habrá
al fin
que aprender
otra letra y melodía


*

Identikit de una missing

Fémina abril mariposa
sin genitores ni edad
mutando en feminodonte
según la hora del día
prolija bruja deshecha
en zapatos flor de insectos
abalorios zumbadores
medias grises contra el frío
de sus huecos hábil trepa
sobre montes vuela orante
con visión de rayos X
implacable la mirada
el silencio de alaridos
emoción de genitales
cascabeles cintas lodos
macrocefálica suelta
con mucho ruido a rehecho
partes cosidas atadas
sobre desecho y destecho
reclamando su derecho
a la caricia al abrazo
al bollito al hueco al pujo
tántalo (-a) con pulseras
y vestido azul de gasa
torbellino con taladro
botas negras y pantuflas
de peluche sin espejo
chinche verde insoportable
con jengibre óleo calcáreo
agua de rosas o agua
de alibur de miel de salvia
destapacaños munida
de una sopapa un cuchillo
lápices negros escamas
escritura corrosiva
explosiva incendiaria
por despecho almíbar tenue
goteando exfoliante
desde esponjas amarillas
en sus manos delatoras
de lo que el habla desvía
viola da gamba tambores
por la madera fragante
patada de desnucar.


-Ni noticias.
No la vieron.
No hay registros.-
Okupa

Una tristeza autónoma
se le metió entre los huecos.
La ven moverse,
crecer,
estirarse,
enrollarse.
Pero no la escuchan.
Nadie
la escucha.
No produce ni el más leve
ruido de respiración,
como los fantasmas,
como los vampiros.


-“Ojalá
la casa le quede chica,
el espacio sea oscuro
o le falte algún ambiente,
para que se vaya
de una buena vez.”


-“Ay, no tener
el número telefónico
de la Corte de Derrumbes
y otras
Catástrofes Espirituales
para exigir
inmediato
desalojo.”


-“En fin,
esto es todo un contratiempo:
un okupa susceptible y peligroso.”

-“Por ahora, probaremos negociar:
rogamos,
amablemente,
si no es mucha intromisión,
se retire
a algún solar
más salubre
y más mejor orientado
para evitar la humedad”.




Necrológica 1

Murió
una mujer sin edad
con extrañas
marcas
en el cuerpo:
pozos de luz y de negro.
Los peritos policiales
creyeron que practicaba
sadomasoquismo activo.
Pero no.
Su materia era maleable,
impresionable:
tersos bordes lábiles, adecuados
para la expansión o
la disolución
definitiva.
¿Loca?
No.
Cuerpo abierto en floración amatoria,
raro síndrome.
Fue por eso que encontraron
líneas sinuosas
y muchas
de diferentes grosores,
variable profundidad:
una grafía tatuada
por belfos de minotauro
en recorrido de versos
y de empujes,
y de entradas,
y de cuerdas,
y de lenguas.
Ella era su laberinto.
Quien leyó el bajorrelieve
en aquel torso azul
ya no pudo
dormir más
sino abrazado a su amada.




Más noticias sobre la occisa

También hallaron una rosa de tantalio
incrustada en su garganta
teñida de tinta roja,
y creyeron
que había sido asesinada
por algún maníaco urbano,
uno más.
No fue así.
Pero, en cambio, la mató
una palabra
no dicha,
que floreció en su cuello,
tres centímetros de yugular:
difícil morfología botánica,
dieciséis llorados pétalos
-había algo de sal-
que siguieron el dictado
de un deseo insatisfecho:
el mediodía irradiante
de aquel veraz
recluido en una isla
-la de Minos-.
Y no pudo ni pedirle
que no la dejara más.
Creció, entonces, la blanca rosa azulada
brillante,
insoluble en lo que fuera.
Creció bella y silenciosa.
El inspector Juan Fernández
la guardó en una cajita
cuando nadie
lo vio robar evidencia.
Por debajo están saliendo
curvas raíces amarillas.
Su hijita las descubrió
una siesta de febrero
Reclamo salarial

Por este entrenamiento
de astronauta
que vengo ejercitando
día a día
querría, más bien, exijo:
me merezco,
una paga mayor
y contundente:
no tener ya más
el frío
que me deja
tu no estando, recibir
a cielo abierto
mi sonrisa duplicada
en otra, junto,
y saber bien
que la muerte
se quedó del otro lado

Marimé Arancet Ruda (Bs. As., 1967).
Para Juan, Tobi, Fernando, José, el Pelado y Melyta: por la verdad y lo posible. Y, sobre todo, contra la desesperanza. Gracias Rom, Vale y Matiné; si supieran cuánto. ameliamakeup@gmail.com

No hay comentarios: