Ama–Zonia 3.0 - Realidad Real


Esta antología es una muestra de lo realizado en el taller de poesía Pájaros Locos coordinado por Romina Freschi durante el año 2008.

Un taller implica una práctica constante, de escritura, de lectura y de discusión sobre la poesía y más que nada sobre nuestras vidas y aquello que, con la poesía, logramos llevar a la realidad para transformarla. En un mundo donde el intercambio redunda de virtualidad y ésta se nos impone como modo de relación, en el taller tratamos de trascender esas mediaciones y llegar, con la práctica, a una construcción original, propia, real. En el año 2008, la antología se presentó en la Gráfica Patricios, es decir, el taller se mudó a la fábrica y por unas horas nos propusimos encontrarnos con otros para mostrar nuestro trabajo y trabajar en conjunto.
Agradezco a todos y cada uno de los pájaros locos por su amor a la poesía, al programa Todos Al Amazonas y en especial a María Gutiérrez, la Gráfica Patricios, Mirella Musri (logo ilustrado), Juan Bracco, todos los participantes del festival, mi familia y claro, mi hija Luisa, la más real de mis inspiraciones en este momento.

Romina Freschi
mosquitodragon@tutopia.com
http://www.freschi.blogspot.com/

miércoles, 12 de noviembre de 2008

María Celia Battiti Correa

*






Ha quedado solo ausencia estacionada en esta casa
Tenía tu voz, ahora tengo tu silencio
Las enredaderas crecen
Prosperan
Yo sigo detenida
Por restos de olores que dejaste
En una almohada, en un cajón
En aquello que tocaste antes de irteEsta casa se parece a una que tuvimos




*

Dos lunas, tres soles
Proyectan las sombras de los cuerpos,
Anónimos fundidos en el pasto
Todos hablan de espaldas a la casa:
Un pasillo une varios cuartos, como esas antiguas, con el baño al fondo
Paso por tu puerta y ella se queja, angustiada,

Siempre estará en el medio

Vos, mudo, miras la pared
La inquietud es una imagen congelada
Las dos esperamos que inclines la balanza
Atónita, veo la cama doble
Salgo de ahí
Y otra vez en el centro
De las dos lunas y los tres soles

¿Será este el fin?

Una luna sofocada en el centro de la otra
La que resiste el peso se tiñe de negro

Los soles se involucran
son todo luz

Ahora si, nos vamos

Y estoy tan triste…
El auto arranca, apenas puedo reconocer un
/duraznero
Quedó atrás, cada vez más lejos,
lo veo atrás, desde la ventanilla del auto gris.



*


Tan chiquita, entre mi índice y mi pulgar,
Sostenida,
Con un esfuerzo denodado y sin pausa
Me obligo a entrecerrar los ojos
(¿Cuánta distancia me separa? ¿Cuánta más me
/aleja?)
Para que el punto no se fugue
Y mis dedos no se encuentren entre ellos
Tan desnudos y tan avergonzados,
Errantes en el deseo
De atrapar aquella historia


*

Un oído sordo repite viejos vacíos
Otro , indiferente
ante una boca que no descansa
Nunca entendimos las mismas cosas,
Ni odiamos el mutuo desencuentro de preguntar sin respondernos
No sabré si llegaste antes de volver a irte.
Anhelé significar algo en tu mundo.
Querías nada.
Y yo no pude soportar tanta ausencia de mí misma.


*

He encontrado un conflicto
Una excusa.
Aún no logré ponerte en algún sitio que me calme.



*

El hastío encarna un estado sin matices en el que todo
/se parece
Y no es que no haya nada que contar,
Los sentimientos que nombraban las cosas
Caminan, silenciosos, deshabitando los sucesos
Se amalgaman entre ellos, confundiéndolo todo.



*

Al paso
Dejas tus harapos
Yo, detrás
Recojo aquellos que creo conocidos
Los huelo, me los echo al cuello, me abrigo
¿no hay nada de ellos que quieras rescatar?
Desde lejos me respondes que no, que no
Con el seño fruncido
Sin mirarme, volves a negar tres veces
Y yo me santiguo


*

Los códigos atestiguan la vigencia
Solo en la repetición hay prueba
De aquella identidad primigenia
Queda una consonancia acuosa
Diluida, suave, calco del calco
Así vegeta el amor en perspectiva
Entre la ilusión mensurable
La mueca secuaz de mi risa.


*

Las mandarinas caen en la confianza del atajo
En la naturaleza de su destino inevitable
Pequeñas y ácidas, sin propósito cierto
Objetos decorativos dentro de un frasco de vidrio
Redondo, sobre la mesada de la cocina
tan chic
Forzadas a existir en la maceta
Decía, caen en la confianza del atajo
Ignorantes, su concepción forzada
Del gajito nació la raíz y de allí
A un cuadradito de tierra
Fértil
A medias, la vida
Fenómeno dormido


*

El fruto se resume en un instante
De la potencia
Una realidad nace
Otra, late muerta
Hasta allí
La posibilidad habita todos los caminos
Las contradicciones fluyen paralelas
La inconsistencia anestesia
Subvierte la angustia
De la elección errada, la convulsión espontánea
Antes,
Todo es y no es.


*

Vivos, húmedos como algas
Ligamentos agua-verde
Salen enteros por la boca
Compulsos, animados
Las manos los reciben,
Juntas
Hacen nido entre palmas
Sosteniendo el arraigo.



*
Filtrándose, queda la luz involuntaria
Las plantas esperan la próxima lluvia
Y la enredadera tiene demasiadas venas,
Aguanta.
Lavarropas, sábanas, banquetas, reposeras, cortinas
Las sillas, llevalas
Separá lo que no sirve
A las puntas, cortalas antes de irte
Para que el pelo te crezca más fuerte


Más para leer en pájaros locos

María Celia Battiti Correa 13/02/1974
http://bocetosbocetos.blogspot.com

No hay comentarios: